Casares Hoy

Home Local Crece la The most common male masturbation technique is simply to hold the penis with a loose fist and then to move the hand up and down the shaft. Works in this genre may explore philosophical, political or social issues. Internationally, hentai is a catch-all term to describe a genre of anime and manga pornography. Rainbow parties were covered on The Oprah Winfrey Show in 2003, and became the subject of a juvenile novel called Rainbow Party. Sexual relations between women have been illustrated as well as narrated, but much of the written material from the early modern period has been destroyed. Reality and voyeur pornography, animated videos, and legally prohibited acts also influence the classification of pornography. Among swinging couples, one of the two partners is often the driving force and the other is more passive-supportive of the celebrity lesbian porn addition of additional sex parties. The term sadomasochism is derived from the words sadism and masochism . They may regard it as an enhancing element of their sex lives or as their primary form of sexual activity. Older names for a pornographic film include stag film, and blue movie. Some men also enjoy anal stimulation, with fingers or otherwise, without any prostate stimulation. Common positions include lying on back or face down, sitting, squatting, kneeling or standing. Though there have been numerous gang bang pornographic films since the 1980s, they usually involved no more than half a dozen to a dozen men. Interactive pornography, available in CD-ROM and DVD format, allows the viewer to select the particular acts performed at any one time, sometimes with the camera providing a first person view. Biological anthropologist Helen B. Some masturbate only using pressure applied to the clitoris without direct contact, for example by pressing the palm or ball of the hand against underwear or other clothing. A related term used in the genre is the term cougar, which implies an older woman as predator. Yuri : Featuring two grown adult women in a homosexual/lesbian relationship. preocupación por el agua contaminada en la Provincia

Crece la preocupación por el agua contaminada en la Provincia

E-mail Imprimir PDF

absa2

Muchos distritos padecen los mismos problemas desde hace años. Hasta los intendentes se quejan. Denuncian que la gente se enferma por beber agua contaminada. "Absa es lo peor que tiene la Provincia", dijeron desde Pehuajó. Nota de Diario Hoy de La Plata.-

 

 

Algo tan simple como abrir una canilla, llenar el vaso y beber agua, para cientos de miles de bonaerenses es una imagen ficticia. Altos niveles de arsénico, falta de tratamiento de los desechos cloacales, ausencia de inversiones importantes para solucionar los problemas de fondo son los principales reclamos que se oyen a lo largo y lo ancho de la Provincia. Y todos lo resumen de igual manera: “El servicio de Absa es muy deficiente”.
Hace pocos días, este diario consultó a Leda Giannuzzi, directora del Taller de Aguas de la Universidad Nacional de La Plata, por los altos niveles de contaminación del agua en el barrio La Aceitera, de Arana, que habían sido revelados hace más de seis meses a través de un estudio de la Universidad. “Está todo igual, el agua sigue contaminada”, había confirmado la especialista. Los habitantes de este barrio tienen un motivo para “alegrarse”: Absa no discrimina y repite esta situación en toda la Provincia.
“Estamos complicados”, inició su charla con Hoy el intendente de General Villegas, Gilberto Alegre, consultado sobre la situación del agua en su distrito. Fue uno de los que apelaron al calificativo de “deficiente” para hablar sobre el servicio de la firma. “Los líquidos cloacales salen sin tratar”, señaló Alegre, que dijo que concretó “infinidad” de reuniones con las autoridades de la empresa. Las reparaciones son escasas y, lógicamente, insuficientes. “Habíamos hecho un convenio para ampliar la planta depuradora, con la construcción de dos lagunas, pero Absa nunca las conectó”, recordó el jefe comunal a modo de ejemplo.
El agua potable tampoco es un bien que abunde en este distrito. “No tenemos”, aclaró, tajante, el jefe comunal, que luego explicó que “el grueso de la población” no tiene y tampoco tiene acceso a los bidones que prometió Absa en su momento para paliar esta situación.
El alto nivel de arsénico que padecen muchos distritos bonaerenses es una de las principales preocupaciones que existen. Preocupación, claro está, para la gente, porque a juzgar por la realidad, Absa no demuestra nerviosismo por esto.
Carlos Casares, Nueve de Julio y Pehuajó comparten agua. Todos obtienen el preciado líquido de Nueve de Julio y en Carlos Casares está ubicada la planta potabilizadora que, en teoría, debería eliminar los niveles de arsénico. “La situación sigue sin resolverse”, confió el ex intendente de Carlos Casares y actual senador provincial, Omar Foglia. La planta fue inaugurada en 2006, pero jamás funcionó correctamente. “Siempre prometen la última mejora y con cada promesa se les va un año”, confesó, resignado, Jorge Hansen, concejal de Pehuajó.
“Y acá tenemos enfermos”, acotó, casi como una advertencia, el edil de ese distrito. Todos saben que beber agua con arsénico es altamente perjudicial para la salud. Sin embargo, comprobar que los males son provocados por esto es complicado. Foglia, por caso, recordó que en el hospital local pusieron un toxicólogo y que muchas personas presentaban altos niveles de arsénico en orina y sangre, pero, insistió, “es muy difícil de confirmar”. Hansen explicó que muchos habitantes de Pehuajó fueron diagnosticados en hospitales de Capital Federal por padecer hidroarsenicismo, por tener problemas en la piel. Y rápidamente aclaró: “La consecuencia final es el cáncer”.
Absa, impasible, no da respuestas concretas en ninguno de estos lugares. De hecho, Hansen no sólo la criticó por la falta de inversión y grandes obras para solucionar problemas estructurales. Las pequeñas y, a priori, más sencillas también se ubican en el lado del “debe” de la empresa. “Si tienen que reparar una pérdida tardan meses. Vienen, rompen el asfalto y jamás lo arreglan”, especificó el concejal, que remató: “Es lo peor que tiene la Provincia”.
Y la lista sigue. Bahía Blanca, uno de los distritos más importantes de la Provincia, también padece problemas con la empresa prestataria. Actualmente, sufre enormes problemas por la falta de este recurso esencial. Las cuestiones naturales (la fuerte sequía) no ayudan, pero Absa lo hace todo más difícil. “Siempre se ha dicho que la red de Bahía tiene entre un 20 y un 30%, como mínimo, de pérdida de agua. Cuando se está en deuda con la producción de agua, cuidar estas cosas resulta vital. Y Absa no lo hace”, señaló el senador bahiense José Zingoni, que añadió: “Es una empresa que deja mucho que desear”.

Servicio caro y beneficios extras

Casi inversamente proporcional a la calidad del servicio que presta, Absa recibe siempre palmadas del poder de turno. En este caso, el gobierno bonaerense autorizó que la firma no pague Ingresos Brutos, siendo una de las pocas empresas que gozan de este beneficio. “Es la empresa más cara de servicio de agua y cloaca en toda la Provincia”, subrayó el senador del GEN José Zingoni.
En la misma línea, el concejal de Pehuajó Jorge Hansen se quejó porque, pese a las enormes deficiencias que presenta, “ahora actualizó las tarifas”.

En foco

Política de Estado no, sólo política

El concepto “política de Estado” lo repite cada uno de los dirigentes argentinos. En la teoría se trata de una idea que debería rebasar a los partidos políticos, las ideologías o las coyunturas electoralistas. No cabe duda de que la calidad del agua que bebe la gente (los bonaerenses, en este caso) debería figurar en una lista irrenunciable de “políticas de Estado”. Sin embargo, la realidad muestra todo lo contrario.
La lógica indica que todos los dirigentes políticos de la Provincia tienen que estar de acuerdo en que el agua que consume la gente deber ser de la mayor calidad posible. Sin embargo, la realidad muestra que ni siquiera en un tema tan delicado las mezquindades quedan de lado. “Es un tema muy sensible y muchas veces la oposición quiere sacar provecho de esto. Eso no tendría que pasar”, le confió a este medio un intendente oficialista. Un rato después, un férreo opositor lo acusó por favorecer un proyecto por sobre otro que permitiría mejorar la calidad del agua de una importante región.
La falta de concordia entre la clase política se completa con la avaricia de una firma que lejos está de ingresar en la categoría de “servicio”. La combinación de estos dos factores genera un combo tan venenoso como el agua con arsénico que beben cientos de miles de bonaerenses.

 
clima
El Tiempo Carlos Casares

Encuesta

peli-gen2014-chica

notomesalcohol

estudio-juridico-2

 

kaito1

usacasco

radio_centro

Quien Esta En Linea

Tenemos 46 invitados conectado(s)

Los mas visitados